Desde octubre de 2013, con la llegada masiva de refugiados sirios a Milán, Fondazione L’Albero della Vita ha ayudado a más de 10.200 niños a superar el trauma de la guerra.

En octubre de 2013, numerosos refugiados sirios llegaron a Milán. El flujo no se ha arrestado nunca, con un incremento significativo en el verano de 2014. Se trata de familias, a menudo mujeres con niños, gente que huye de una guerra que le ha privado de casas y queridos y que llega a esta ciudad del norte de Italia tras meses de viaje a lo largo de las orillas del Mediterráneo, entre pateras, hostigamiento y amenazas.
Las asociaciones de Milán han intervenido para ayudar a esa gente. Fondazione L’Albero della Vita se activó enseguida para echar una mano y ayudar a los niños con juegos, laboratorios y asesoramiento psicológico.

10.230 niños sirios ayudados en los últimos dos años

Desde octubre de 2013, con el desencadenamiento de la crisis de los refugiados, Milán ha acogido a 82.000 personas. Entre ellas, más de 116,000 son menores. Tanto niños como adolescentes acogidos en las estructuras que el ayuntamiento de Milán ha puesto a disposición.
Fondazione L’Albero della Vita ha acogido y ayudado a más de 10.200 niños sirios y se estima que el número seguirá aumentando.

Emergencia Siria, guerra interminable

15 de marzo de 2011: en Siria estalló una guerra civil, originada a raíz de las protestas de la Primavera Árabe. Los enfrentamientos siguen en curso y se traducen en 5.000 víctimas cada mes. A final de 2013,3,5 millones de sirios habían dejado sus casas para huir dentro o fuera del país.. Muchos intentaron huir hacia Europa.

En octubre de 2013 un gran flujo de refugiados sirios llegó a Milán.. Se trataba de familias que llegaban a la estación para huir hacia los países del norte de Europa. Sin embargo, corrían muchos riesgos: hombres norteafricanos ofrecían viajes ilegales, se encargaban de los billetes, aprovechándose de las dificultades que tenían los refugiados a la hora de expresarse en un idioma que no fuese el árabe, para hacerse con el poco dinero que les quedaba a las familias y a los niños.

Un espacio solo para niños

Antes en la estación y luego en las estructuras de acogida, Fondazione L’Albero della Vita ha creado dos espacios lúdicos y recreativos para menores refugiados sirios en tránsito. Aquí, los niños encuentran:

  • un espacio solo para ellos, tras meses entre adultos;
  • un espacio donde jugar con toda tranquilidad y libertad;
  • un espacio donde procesar y superar, con la ayuda de operadores expertos, la experiencia vivida, las emociones y los momentos difíciles;
  • un espacio donde descubrir la interacción social, que nunca han conocido por culpa de la guerra y de las duras condiciones del viaje;
  • un espacio donde aprender a dibujar y a escribir, ya que muchos de ellos nunca han ido al colegio;
  • un espacio donde aprender las reglas necesarias para una convivencia serena.

El proyecto se propone crear condiciones favorables para estos niños, en una fase de gran vulnerabilidad y lejos de sus referencias sociales y culturales, para que puedan encontrar un «lugar seguro», protegido, aunque solo sea durante un breve período. Este espacio les ofrecerá una pausa de normalidad y regeneración y facilitará el proceso de RESILIENCIA que se traducirá en ulteriores recursos para procesar el viaje que emprenderán.

Ayuda a estos niños

  • Puedes ofrecerte como voluntario para el proyecto «Emergencia Siria» (Emergenza Siria) » y trabajar con los niños. En estos meses, los voluntarios han sido fundamentales para sacar adelante el proyecto y ayudar a estos niños. Escribe a comunicazione.fondazione@alberodellavita.org;
  • Puedes contribuir al futuro de estos chicos con una donación, para ofrecerles una nueva vida y nuevas sonrisas después de tanto sufrimiento.