Comunidad La Bussola, una casa para los más pequeños en Pavía

La comunidad de acogida La Bussola empezó su recorrido en 1998 en Borgarello (Pavía, Italia) y fue la primera casa que abrió Fondazione L’Albero della Vita. Aquí se acogen niños de 3 a 12 años de edad. Provienen de contextos de grave deterioro social, familiar y cultural y, a menudo, son víctimas de abandono o de violencias. Sin embargo, gracias a Fondazione L’Albero della Vita, encuentran una verdadera nueva casa en la estructura ubicada en las zonas suburbanas de Pavía, donde reciben cuidado y atención para que crezcan rodeados de tranquilidad y amor.

Francesco: de la violencia a la confianza en los demás

Qué pasó con Francesco, 7 años, un niño muy tímido y sensible. Un día en La Bussola, no encontraban por ningún lado a Francesco. Parecía que hubiese desaparecido. Luego, uno de nuestros operadores vio un pequeño pie que se entreveía desde encima del armario. Francesco tenía esa costumbre, porque su madre era violenta, le pegaba y llegaba incluso a apagar los cigarrillos en los brazos del niño. No conseguía que se bajase y se tranquilizase, hasta que el educador lo sorprendió, abriendo una brecha en esa pared de desconfianza: en vez de insistir para que bajara, subió encima del armario para hablar con él y consolarlo.

Ahora Francesco ha cambiado, ha vuelto a confiar en los adultos y tiene muchos amigos, pequeños y mayores, en La Bussola. Y es más, a veces es él mismo quien descubre dónde se esconden los demás niños y les convence de que no hay que tener miedo.

Puertas abiertas, las 24 horas del día

Como en todas las comunidades de acogida de Fondazione L’Albero della Vita, y gracias también a la generosidad de sus promotores, La Bussola está abierta las 24 horas del día, para satisfacer todas las exigencias de sus pequeños huéspedes. El proyecto brinda a los niños el cuidado y la atención necesarios y favorece así un adecuado desarrollo afectivo y relacional.
La Bussola cuenta con profesionales especializados, que crean un programa detallado para cada niño, finalizado a superar las experiencias traumáticas del pasado.
El equipo de educadores y consultores especializados garantiza:

  • sensibilidad y competencia, gracias a las profundas experiencias profesionales y personales
  • orientación, fruto de una clara visión global de la intervención social
  • capacidad educativa, para llevar a cabo el proceso de acogida y de desarrollo, como referencia segura
  • acogida, para involucrar a los niños en un ambiente alegre y disponible

Decenas de actividades especiales para los niños

En La Bussola, se acompaña a los niños en cada paso de sus estudios, deporte y tiempo libre. Aprenden a cuidar de sus espacios y de sus cosas, empezando por sus cuartos. Participan en actividades especiales, como cursos de inglés y excursiones didácticas. Aprenden y a la vez se lo pasan bien. Por ejemplo, el sábado por la noche es el momento imperdible del cinefórum para los más mayorcitos.

El objetivo de la acogida es ofrecer al menor estímulos adecuados para su edad, para ayudarle a desarrollar cada día sus competencias emocionales y cognitivas, sus aptitudes y pasiones. Cada vez que se puede, los niños vuelven a su familia de origen o se asignan a una familia de acogida.

Más de 60 historias con final feliz

A lo largo de los años, ante el número cada vez mayor de solicitudes, La Bussola ha podido acoger en su estructura a más de 60 niños. Niños que llegaron a este centro de Fondazione L’Albero della Vita tras experiencias difíciles de superar, pero que gracias a nuestra (y vuestra) ayuda han conseguido resolver sus problemas.

Ayuda a estos niños

Apoya ahora La Bussola. Regala una nueva vida a estos niños

2017-02-13T14:39:44+00:0013-02-2017|Categories: Protección|Tags: , |