La Rondine, una comunidad para que madres e hijos estén juntos

La Rondine es una comunidad que acoge y ayuda a madres solteras en dificultad y a sus hijos, para que puedan recuperar la tranquilidad y la autonomía y vivir así una vida feliz e independiente.

La estructura de La Rondine garantiza:

  • asistencia a familias madre-hijo con dificultades económicas y problemas de vivienda
  • asesoramiento psicológico para apoyar a madres e hijos
  • reinserción socioeconómica de estas familias, que se acompañan hasta que alcancen una estabilidad económica, organizativa y de vivienda

Demasiadas madres solteras

IEn Italia, hay muchas madres solteras con sus hijos que encuentran dificultades tangibles a la hora de conseguir un empleo y una casa, es decir, lo básico para garantizar una vida digna para sí mismas y sus hijos. Las puertas de La Rondine, en Milán, están abiertas para ayudar a estas mujeres a salir de su difícil situación. Los alojamientos ofrecidos por Fondazione L’Albero della Vita pueden hospedar durante unos meses a dos pequeñas familias, mientras que los operadores trabajan para facilitar la completa reinserción social de las madres.

La Rondine quiere y puede ofrecer lo siguiente:

  • prevenir que los niños se separen de forma traumática de las madres, siempre y cuando las mujeres sean capaces, a nivel psicológico y emocional, de cuidar de ellos, igual contando con un apoyo provisional;
  • reunir a la familia, si ya se han separado los niños de sus madres, restableciendo y garantizando condiciones de vida ideales.

Anna y la familia reunida

Ésta es la historia de Anna, 33 años, ucraniana. Ésta es la historia de una pequeña gran victoria de La Rondine y Fondazione L’Albero della Vita. Una historia que regala esperanza a cientos de mujeres que, tal y como Anna, corren el riesgo de perder a sus hijos, y les regala la posibilidad de crear una familia.

En su país, Anna trabajaba 18 horas al día por un sueldo de miseria y no conseguía mantener a sus tres hijos. Su marido, vago y violento, no le resultaba sin duda de gran ayuda. Por lo tanto, hace cinco años Anna decidió dejar Ucrania y venirse a Italia. Aquí encontró a otro hombre del que se enamoró. Anna se quedó embarazada y solo entonces descubrió que él estaba casado, así que decidió dejarlo. Trabajaba en una empresa de limpieza y, para no perder su puesto, siguió trabajando hasta el día antes de dar a luz. Tener un trabajo era demasiado importante para garantizar un futuro a su pequeña.

En ese momento, su marido vuelve a contactar con ella desde Ucrania: dice que quiere cuidar de su hija y ella se fía. Desafortunadamente, él no ha cambiado: no tiene ganas de hacer nada y sigue pegándola. Llega hasta el punto de denunciarla por maltratar, supuestamente, a su pequeña para que los servicios sociales le quitasen la custodia.

Tras más de un año de sufrimiento, hoy por fin Anna y su hija vuelven a estar juntas dentro de La Rondine: «Mi felicidad —explica— es la de cada madre: ser de nuevo una familia».

Qué puedes hacer tú

Apoya La Rondine ahora. Ayuda a muchas mujeres para que puedan regalar un futuro a su familia.

Totali
2017-02-13T14:49:49+00:00 13-02-2017|Categories: Protección|Tags: , |
Totali