Seguridad alimentaria en los barrios de chabolas de Mathare y Korogocho

Los pobres barrios de Mathare y Korogocho se hallan entre los barrios de chabolas más grandes de Nairobi. Estos asentamientos sobrepoblados, inseguros e insalubres no disponen de infraestructuras y servicios personales suficientes para satisfacer las necesidades de la población.

En tales contextos, la población todavía sufre de problemas graves: en particular, inseguridad alimentaria y nutricional; falta de medios de subsistencia y de actividades que pueden garantizar suficientes ingresos para un bienestar estable para las familias; enfermedades relacionadas con la insalubridad medioambiental, la alimentación y las prácticas higiénico-sanitarias inadecuadas.

El proyecto finalizó en diciembre de 2016 y los resultados tras dos años de actividad son muy alentadores con respecto a la seguridad alimentaria, la agricultura urbana y la adopción de prácticas higiénico-sanitarias y medioambientales.

Se ha registrado una mayor capacidad de los beneficiarios a la hora de producir alimentos gracias a la introducción y al fortalecimiento de prácticas de agricultura urbana agroecológica, junto con sistemas de ganadería y piscicultura. En relación con la creación de huertos urbanos, el proyecto ha instalado sistemas de agua para proporcionar soluciones para el riego.

Se han potenciado las microactividades de generación de ingresos, que permiten mejorar de forma directa la economía familiar. En este sentido, la dimensión productiva del proyecto —de forma paralela a la actividad agrícola— se ha traducido en nuevas actividades en los barrios de chabolas, como la fabricación de productos de bambú y la artesanía local. Esto ha sido posible gracias a la creación de dos cooperativas que, dos años después, están operativas y han puesto en marcha varias actividades generadoras de ingresos.

En paralelo a la dimensión agrícola y productiva, el proyecto ha tenido un impacto en el ámbito social y cultural de la población beneficiaria gracias a la introducción de buenas prácticas higiénico-sanitarias y hábitos alimentarios saludables. De esta forma, han mejorado las condiciones de higiene y salud de los beneficiarios, factor de gran relevancia en un barrio de chabolas, que se traduce en un mayor respeto por el medio ambiente.

2017-05-15T13:23:18+00:0015-05-2017|Categories: Desarrollo|